textos con ritmo

Si un buen titular sirve para captar la atención de tu público e invitarlos a que comiencen a leer tus textos, el ritmo en la escritura te ayudará a mantener esa atención y conservarla hasta el final.

A priori, puede parecer algo complicado, pero basta con seguir algunas pautas para aplicar una buena armonía y crear textos agradables que animan a su lectura.

Cómo crear textos con ritmo para que tu audiencia los lea hasta el final #copywriting @Teresalbalv Clic para tuitear

¿A qué nos referimos por texto con ritmo?

Leer textos demasiado densos, sin estructura, con un lenguaje excesivamente formal, y con un maquetación poco atractiva, es aburrido y, en la mayoría de los casos, aportan pocos beneficios para tu blog o negocio.

Sin embargo, crear textos con ritmo, produce el efecto contrario. Te acercan más a tu lector, transmiten mejor las ideas del contenido, generan mayor confianza y, por tanto, te ayudan a obtener más beneficios, tanto a ti, como a tu audiencia.

Cuando hablamos de crear textos con ritmo, nos estamos refiriendo a que estos tenga una estructura, formato y lenguaje que enganche al usuario, de forma que lo mantenga expectante hasta el final.

Por ejemplo:

No es lo mismo decir:

“Para tener ritmo en la escritura es necesario ser un content manager experto que controle la temática objetivo y que además conozca las reglas ortográficas y semánticas que mejoran la comprensión de un texto”.

…Que decir:

“Para crear textos con ritmo debes manejar el tema que estás tratando y cuidar tu ortografía y estilo”.

Cómo afecta el ritmo en los contenidos

A la hora de trabajar el marketing de contenidos, crear textos con ritmo te ayuda a aumentar las visitas en tu blog, el tiempo que un usuario pasa leyendo tus posts, y el interés y confianza que generas a tu público (entre otros aspectos).

Y es que, no es lo mismo leer un texto engorroso en el que no se logre entender ni una palabra, que un texto bien cuidado y claro que te enseña o informa sobre un tema que te preocupa. En este sentido, debes prestar atención a:

  • Títulos de tus contenidos
  • Jerarquía de los mismos
  • Conexión entre párrafos
  • Lenguaje empleado
  • Longitud del texto
El ritmo adecuado en un texto educativo o informativo, ayuda a asimilar mejor los conceptos transmitidos.

De qué forma influye el ritmo en tus textos comerciales

Los textos comerciales tienen como finalidad lograr la venta de un producto o servicio. Por lo que es esencial que el usuario que sienta interés y comience a leerlos, lo haga hasta el final. Solo así podrá tomar la decisión de compra. En este sentido, te recomiendo escuchar este episodio:

<< Palabras que ejercen influencia en otras personas >>

Dicho esto, la importancia del ritmo en la escritura en este tipo de textos es evidente. Por lo que si quieres evitar perder posibles clientes, debes cuidar aspectos como:

  • Claridad en los beneficios y resultados
  • Limpieza en la maquetación
  • Simplicidad y variedad léxica
  • Tamaño de las frases
Ten en cuenta que… La mayoría de las ventas en Internet se cierran a través de textos comerciales, así que créalos de tal forma que sean amigables y cercanos.

Cómo conseguir el ritmo en la escritura

Para atender a todo lo anterior, a continuación, encontrarás un listado de recomendaciones que te ayudarán a crear textos con ritmo y que, por tanto, mantengan activos a tus usuarios hasta el final de los mismos.

Con ellos conseguirás, no solo que tu audiencia lea tus textos por completo, sino también ofrecerles una mejor experiencia, lo que te reportará en una mejora de tu imagen de marca y un aumento de tu autoridad en el mercado.

Redacta frases y párrafos cortos

Las frases largas, lejos de mejorar el ritmo de un texto, lo ralentiza. Sobre todo si son complejas e incluyen demasiadas subfrases encadenadas. Por ese motivo, debes crear frases cortas, sencillas y que muestren una idea clara. Su comprensión mejorará y la coherencia de la lectura también.

De igual forma, los párrafos de más de 4 o 5 líneas resultan molestos para el lector. Dificultan el entendimiento y pueden incluso llegar a generar confusión en la mente de quien los lee. Como consecuencia, el ritmo se paraliza.

Utiliza un lenguaje sencillo y añade sinónimos

Cuando una persona entiende lo que está leyendo, es decir el lenguaje que usa el texto es sencillo y variado, el ritmo de ese texto mejora. Para lograr incluir este tipo de escritura, lo ideal es emplear el uso de sinónimos. Y es que la armonía mejora cuando se leen palabras diferentes y no se cae en la redundancia.

Por todo ello, se recomienda no caer en tecnicismos complejos, porque en lugar de beneficiar a tus textos, los perjudica. Si una persona no entiende lo que está leyendo se detendrá y, probablemente, abandonará el contenido.

Crea titulares claros

Un titular que dé la información o el incentivo preciso para leer un texto, ayuda a iniciar la lectura con buena predisposición por parte del usuario. Con ello consigues que se adentre en el mismo con buen ritmo, leyendo con curiosidad y atención. Algunas recomendaciones:

  • Sé directo y ve al grano. Evita dar rodeos.
  • Haz hincapié en algún beneficio destacado.
  • Redactalo de forma positiva.
  • Apuesta por una longitud moderada.
  • Sé coherente con el contenido del texto.

Incluye subtítulos para organizar el texto

Una buena forma de mantener el ritmo a lo largo del texto es mediante la creación de subtítulos que te ayuden a estructurar el contenido de forma coherente, ordenada y lógica.

Con ello, consigues que el lector vaya comprendiendo poco a poco cada idea que le transmites y que vaya avanzando en la lectura de un modo cómodo y realmente asimile lo que le estás contando.

Otra ventaja de crear subtítulos es que permite encontrar rápidamente la información que corresponda en cada caso. Y así, por un lado, evitas que el lector se aburra contigo y, por otro, consigues convertirte en un referente para él y que cada vez que necesite saber algo del tema que tú dominas acuda a tus contenidos.

Apóyate en los conectores

Cuando apuestas por añadir ritmo en la escritura y comienzas a escribir frases y párrafos cortos, la mejor forma de unirlos es mediante conectores. Es decir palabras como; y, pero, sin embargo, además, no obstante, porque, en definitiva, en conclusión…

Gracias a ellas el ritmo mejora, porque te ayudan a enlazar unas ideas con otras y a darle sentido a todo el texto en su conjunto. Incluso a dotarlo de un tono conversacional que mejora su cadencia. Los hay de varios tipos:

  • Adición
  • Causa
  • Condición
  • Consecuencia
  • Finalidad
  • Oposición
  • Orden
  • Referencia
  • Resumen

Agrega signos de exclamación e interrogación

Interrumpir el texto con una pregunta o una expresión que vaya entre signos de exclamación es una buena opción para continuar fomentando el ritmo en la escritura.

Estas figuras gramaticales también ayudan a captar la atención del lector que, si se va distrayendo entre tanto párrafo, podrá retomar el hilo del contenido de forma rápida.

Como recomendación te diría que evites abusar de este tipo de recursos, porque en exceso pueden llegar a ser molestos e incluso incomodar al lector, en el caso de las exclamaciones.

Emplea negritas para aligerar la lectura

Además de para destacar conceptos importantes, el uso de las negritas ayuda a crear textos con ritmo que invitan a descansar la vista y a añadir especial énfasis en determinadas partes de la lectura.

En ocasiones solo es conveniente añadirlas en ciertas palabras, pero en la mayoría de los casos, si lo que se quiere es cuidar el ritmo, lo mejor es añadirlas sobre una frase completa que sea relevante.

De este modo, en lugar de tener un texto monótono y lineal, consigues tener un texto entretenido con una cadencia agradable y que te invita a leerlo hasta el final porque no aburre ni cansa.

Los textos con ritmo ofrecen una mejor experiencia de usuario a quienes los consumen y, por tanto, te ayudan a mejorar la relación que tienes con tu audiencia.

En conclusión, para adquirir ritmo en la escritura debes fijarte en aquellos aspectos que hacen más cómoda y agradable la lectura de tus textos. Es necesario evitar cualquier tipo de recurso que los convierta en una pesadilla para tu lector.

Recuerda que cuando alguien acude a ellos, ya sean educativos o comerciales, lo hace buscando respuestas y soluciones, y quiere encontrarlas de forma rápida y sencilla. Cualquier texto que se aleje de ambas condiciones, lo ahuyentará.

Últimos tuits

Si un buen titular sirve para captar la atención de tu público e invitarlos a que comiencen a leer tus textos, el ritmo en la escritura te ayudará a mantener esa atención y conservarla hasta el final.

A priori puede parecer algo complicado, pero basta con seguir los tips que te voy a mostrar en este post, para aplicar una buena armonía y crear textos agradables que animan a su lectura.

Cómo crear textos con ritmo para que tu audiencia los lea hasta el final #copywriting @Teresalbalv Clic para tuitear

¿A qué nos referimos por texto con ritmo?

Leer textos demasiado densos, sin estructura, con un lenguaje excesivamente formal y con un maquetación poco atractiva, es aburrido y, en la mayoría de los casos, aportan pocos beneficios para tu blog o negocio.

Sin embargo, crear textos con ritmo, produce el efecto contrario. Te acercan más a tu lector, transmiten mejor las ideas del contenido, generan mayor confianza y, por tanto, te ayudan a obtener más beneficios, tanto a ti, como a tu audiencia.

Cuando hablamos de crear textos con ritmo nos estamos refiriendo a que este tenga una estructura, formato y lenguaje que enganche al usuario y lo mantenga expectante hasta el final.

Por ejemplo:

No es lo mismo decir:

“Para tener ritmo en la escritura es necesario ser un content manager experto que controle la temática objetivo y que además conozca las reglas ortográficas y semánticas que mejoran la comprensión de un texto”.

…Que decir:

“Para crear textos con ritmo debes manejar el tema que estás tratando y cuidar tu ortografía y estilo”.

Cómo afecta el ritmo en los contenidos

A la hora de trabajar el marketing de contenidos, crear textos con ritmo te ayuda a aumentar las visitas en tu blog, el tiempo que un usuario pasa leyendo tus post y el interés y confianza que generas a tu público, entre otros aspectos.

Y es que no es lo mismo leer un texto farragoso y engorroso en el que no se logre entender ni una palabra, que un texto bien cuidado y claro que te enseña o informa sobre un tema que te preocupa. En este sentido, debes prestar atención a:

  • Títulos de tus contenidos.
  • Jerarquía de los mismos.
  • Conexión entre párrafos.
  • Lenguaje empleado.
  • Longitud del texto.
El ritmo adecuado en un texto educativo o informativo ayuda a asimilar mejor los conceptos transmitidos.

De qué forma influye el ritmo en tus textos comerciales

Los textos comerciales tienen como finalidad lograr la venta de un producto o servicio. Por lo que es esencial que el usuario que sienta interés y comience a leerlos, lo haga hasta el final. Solo así podrá tomar la decisión de compra.

Dicho esto, la importancia del ritmo en la escritura en este tipo de textos es evidente. Por lo que si quieres evitar perder posibles clientes, debes cuidar aspectos como:

  • Claridad en los beneficios y resultados.
  • Limpieza en la maquetación.
  • Simplicidad y variedad léxica.
  • Tamaño de las frases.
La mayoría de las ventas en internet se cierran a través de textos comerciales, créalos de tal forma que sean amigables y cercanos.

Cómo conseguir el ritmo en la escritura

Para atender a todo lo anterior, a continuación, encontrarás un listado de tips que te ayudarán a crear textos con ritmo y que, por tanto, mantengan activos a tus usuarios hasta el final de los mismos.

Con ellos conseguirás, no solo que tu audiencia lea tus textos por completo, sino también ofrecerles una mejor experiencia que te reportará en una mejora de tu imagen de marca y un aumento de tu autoridad en el mercado.

Redacta frases y párrafos cortos

Las frases largas, lejos de mejorar el ritmo de un texto, lo ralentiza. Sobre todo si son complejas e incluyen demasiadas subfrases encadenadas. Por ese motivo, debes crear frases cortas, sencillas y que muestren una idea clara. Su comprensión mejorará y la coherencia de la lectura también.

De igual forma, los párrafos de más de 4 o 5 líneas resultan molestos para el lector. Dificultan el entendimiento y pueden incluso llegar a generar confusión en la mente de quien los lee. Como consecuencia, el ritmo se paraliza.

Utiliza un lenguaje sencillo y añade sinónimos

Cuando una persona entiende lo que está leyendo, es decir el lenguaje que usa el texto es sencillo y variado, el ritmo de ese texto mejora. Para lograr incluir este tipo de escritura, lo ideal es emplear el uso de sinónimos. Y es que la armonía mejora cuando se leen palabras diferentes y no se cae en la redundancia.

Por todo ello, se recomienda no caer en tecnicismos complejos, porque en lugar de beneficiar a tus textos, los perjudica. Si una persona no entiende lo que está leyendo se detendrá y, probablemente, abandonará el contenido.

Crea titulares claros

Un titular que dé la información o el incentivo preciso para leer un texto, ayuda a iniciar la lectura con buena predisposición por parte del usuario. Con ello consigues que se adentre en el mismo con buen ritmo, leyendo con curiosidad y atención. Algunas recomendaciones:

  • Sé directo y ve al grano. Evita dar rodeos.
  • Haz hincapié en algún beneficio destacado.
  • Redactalo de forma positiva.
  • Apuesta por una longitud moderada.
  • Sé coherente con el contenido del texto.

Incluye subtítulos para organizar el texto

Una buena forma de mantener el ritmo a lo largo del texto es mediante la creación de subtítulos que te ayuden a estructurar el contenido de forma coherente, ordenada y lógica. Con ello consigues que el lector vaya comprendiendo poco a poco cada idea que le transmites y que vaya avanzando en la lectura de un modo cómodo y realmente asimile lo que le estás contando.

Otra ventaja de crear subtítulos es que permite encontrar rápidamente la información que corresponda en cada caso. Y así, por un lado, evitas que el lector se aburra contigo y, por otro, consigues convertirte en un referente para él y que cada vez que necesite saber algo del tema que tú dominas acuda a tus contenidos.

Apóyate en los conectores

Cuando apuestas por añadir ritmo en la escritura y comienzas a escribir frases y párrafos cortos, la mejor forma de unirlos es mediante conectores. Es decir palabras como; y, pero, sin embargo, además, no obstante, porque, en definitiva, en conclusión…

Gracias a ellas el ritmo mejora, porque te ayudan a enlazar unas ideas con otras y a darle sentido a todo el texto en su conjunto. Incluso a dotarlo de un tono conversacional que mejora su cadencia. Los hay de varios tipos:

  • Adición
  • Causa
  • Condición
  • Consecuencia
  • Finalidad
  • Oposición
  • Orden
  • Referencia
  • Resumen

Agrega signos de exclamación e interrogación

Interrumpir el texto con una pregunta o una expresión que vaya entre signos de exclamación es una buena opción para continuar fomentando el ritmo en la escritura.

Estas figuras gramaticales también ayudan a captar la atención del lector que, si se va distrayendo entre tanto párrafo, podrá retomar el hilo del contenido de forma rápida.

Como recomendación te diría que evites abusar de este tipo de recursos, porque en exceso pueden llegar a ser molestos e incluso incomodar al lector, en el caso de las exclamaciones.

Emplea negritas para aligerar la lectura

Además de para destacar conceptos importantes, el uso de las negritas ayuda a crear textos con ritmo que invitan a descansar la vista y a añadir especial énfasis en determinadas partes de la lectura.

En ocasiones solo es conveniente añadirlas en ciertas palabras, pero en la mayoría de los casos, si lo que se quiere es cuidar el ritmo, lo mejor es añadirlas sobre una frase completa que sea relevante.

De este modo, en lugar de tener un texto monótono y lineal, consigues tener un texto entretenido con una cadencia agradable y que te invita a leerlo hasta el final porque no aburre ni cansa.

Los textos con ritmo ofrecen una mejor experiencia de usuario a quienes los consumen y, por tanto, te ayudan a mejorar la relación que tienes con tu audiencia.

En conclusión, para adquirir ritmo en la escritura debes fijarte en aquellos aspectos que hacen más cómoda y agradable la lectura de tus textos. Es necesario evitar cualquier tipo de recurso que los convierta en una pesadilla para tu lector.

Recuerda que cuando alguien acude a ellos, ya sean educativos o comerciales, lo hace buscando respuestas y soluciones, y quiere encontrarlas de forma rápida y sencilla. Cualquier texto que se aleje de ambas condiciones, lo ahuyentará.